The iconic Cynthia Illustration

La icónica ilustración de Cynthia

¿Has visto esta ilustración en algún lugar de Internet? Lo más probable es que sí, porque fue la primera ilustración que se volvió viral gracias a dos cosas: la nostalgia y lo cómico de la censura.


Hoy en día y gracias a internet, la nostalgia es un tema muy popular e incluso me atrevo a decir que ha vuelto a pasar por su punto álgido. En 2014 apenas resurgía la sensación de la memoria y gracias al espacio que había creado en Creamy Pop conseguí traer de vuelta esos recuerdos que todos teníamos enterrados profundamente: Juguetes, dibujos animados y todo lo relacionado con los 90 y nuestra infancia.


Cynthia de los Rugrats fue la primera ilustración que hice como fan art (Dibujo basado en algo o alguien de lo que eres fan), y extrañamente para todos fue muy sorprendente volver a verla y recordar aquella muñeca desaliñada de Angelica Pickles. Muchas páginas lo compartieron (sin crédito) y se viralizó de una manera inimaginable.

Puedo estar casi seguro de que este arte ha llegado a todos los continentes en forma de lápices, calcetines, camisetas, pantalones cortos y un largo etcétera. ¿Me enoje? Claro, pero no pude hacer nada al respecto, porque Cynthia no me pertenece. Después de ser utilizado en miles de productos en todo el mundo, muchos otros artistas lo plagiaron y muchos otros crearon sus propias artes de Cynthia. Es gracioso como muchas personas me escriben aun hoy compartiendo tiendas que venden productos con la misma Cynthia creada por mi. Más que enojado, lo veo ahora como una contribución a la cultura pop y en cierto modo como un apoyo a las tiendas emergentes, supongo.

Aprendí una lección muy importante: No hagas lo que no te gustaría que te hicieran. Aprendí que no quería ser reconocida por hacer fan arts, quería intentar crear arte original, personajes lindos que representaran la esencia de Creamy Pop. 7 años después, aquí estoy, creando arte original que me ha llenado de muchas satisfacciones, que os gusta y que seguro que valoráis más.

Al menos yo me siento así, soy fiel a mí mismo, y aunque sé que ganaría mucho $ con fan arts, prefiero crear productos valiosos, llenos de amor y pasión. Cada minuto invertido en mi proceso creativo ha valido completamente la pena. Gracias, por supuesto, a su amor y apoyo.

Deja un comentario